s
HISTORIA Y GEOGRAFÍA

A través de estudios realizados por antropólogos, así como estudiosos en la materia, se ha logrado tener una visión aproximada de las poblaciones indígenas que prevalecían en la región, para el momento de la llegada de los conquistadores europeos.
Este primer contacto se remontó al año 1530, llegada del alemán Nicolás de Federman.
Para el arribo de los conquistadores europeos, en nuestro territorio existían los siguientes grupos indígenas:

CAQUETÍOS:

De origen Arawaco, ocupaban un vasto territorio que se prolongaba desde Falcón, hasta lo que es ahora el Estado Cojedes y también se extendían por el Valle del Río Yaracuy. Se podría decir que era la población indígena más numerosa de las que habitaban las tierras del Occidente de Venezuela.
En el Estado Lara, los Caquetíos ocuparon los valles del Turbio y las sabanas de Barquisimeto y descendían al sur, aprovechando las favorables condiciones topográficas del terreno en Sarare.
La población Caquetía tenían rasgos físicos agradables y gran estatura, pacíficos, dóciles, de buenos hábitos, susceptibles a ser civilizados y adaptados a las costumbres europeas. Por ser originarios de la gran familia Arawaca, su cultura era agrícola y el cultivo de la yuca, su alimento principal.

JIRAJARAS:

Estos indígenas habitaban lo que es hoy el Municipio Urdaneta, específicamente Siquisique y Baragua; también se menciona que ocupaban las vertientes situadas al sur de Barquisimeto y lo que hoy conocemos como Yacambú, Sabana de Guache, Cerro Blanco, El Degredo y las proximidades de Sarare.
Eran de característica belicosa y con mucha relación con los Ayamanes.

GAYONES:

Hay afirmaciones de que estos indígenas se asentaban en un extenso territorio, que se encontraba al norte con los Ayamanes por la Serranía de Matatere, al oeste y al sur con los Azaguas y Jiraharas por el Río Tocuyo y bordeando la Cordillera de Sanare y Río Claro; y al este con los Caquetíos del Estado Yaracuy y con el grupo ltotos de la Sierra de Aroa, en dirección de las aguas del Río Turbio y del Yaracuy. Se indica también que habitaban la región tocuyana desde la Depresión de Quibor al norte, hasta las estribaciones de Chabasquén al sur; además se localizan al noroeste de Barquisimeto por Bobare.
Estos indígenas pertenecían a la familia de los Arawacos, por tanto con relación directa con los Caquetíos y los Ajaguas.
Los Gayones que vivían en los márgenes del Río Tocuyo estaban dedicados a la siembra de maíz, yuca, batatas, etc.; la cacería era otra actividad que llevaban a cabo. Eran indios de características belicosa y guerrera.

AXAGUAS, ACHAGUAS. XAGUAS O AJAGUAS:

Estos indígenas ocuparon el territorio que es hoy el Municipio Torres, montes y planicies que rodean a Carora y montañas aledañas a Río Tocuyo.
Se afirma que estos indios eran afines de los Caquetíos y pertenecían a la gran familia Arawaca, y se le atribuye que era un pueblo más dedicado a la caza que a la agricultura.

AYAMANES:

Junto con los Gayones, ocupaban territorios de los actuales Municipios Iribarren y Urdaneta, principalmente lo que son actualmente las Parroquias Aguedo Felipe Alvarado, San Miguel y Moroturo.
Tenían como principal característica en su físico, su baja estatura, hecho que se revela en la actualidad en algunos moradores en estas zonas.

CUIBAS:

Establecidos en los alrededores de Barquisimeto, hacia la región montañosa al sureste, también de característica belicosa y guerrera. Se menciona además que poblaron el nordeste de Quíbor, nombre de dicho grupo.
En las narraciones de los antiguos cronistas españoles, también se nombran a grupos indígenas como: Curariguas, Atariguas, Chipas, Quibures, Tocuyos, Humocaros u Omocaros, Terepaimas; nombres que según parece se les da por comodidad para distinguir la región que habitaban, pero no por siempre, o en todos los casos, constituyen razas independientes de las tribus principales mencionadas.
Las condiciones ambientales favorables caracterizaron los asentamientos humanos, conformados principalmente por los grupos indígenas mencionados anteriormente. La fundación de las primeras ciudades coloniales, tuvo su origen en las aldeas Jirajaras, Guaytonas, Caquetías, Axaguas, etc. Así tenemos: El Tocuyo (1543), fue la primera ciudad fundada en el interior del país y por corto espacio de tiempo capital de la Capitanía General de Venezuela; Barquisimeto (1552), Carora (1569), posteriormente, en el siglo XVII con el impulso de la agricultura son fundadas: Sanare, Curarigua y Humocaro Alto (1610), Guarico (1615), Cubiro (1626), Quíbor (1633), Siquisique (1685), Baragua (1689) y Duaca (1691).
Durante todo el período de la colonia y gran parte del independentista, las tierras del actual Estado Lara quedaban comprendidas en la Provincia de Caracas. En 1824, se dictó la primera Ley de División Territorial, según la cual Lara formaba parte de la Provincia de Carabobo.

Al desintegrarse la Gran Colombia, en la nueva Constitución de 1830 de la República de Venezuela, las tierras de Lara continuaron formando parte de la Provincia de Carabobo. El 29 de Marzo de 1832 se desintegró ésta; se crea la Provincia de Barquisimeto, conformada por los cantones de San Felipe, Barquisimeto, Yaritagua, Quíbor, El Tocuyo y Carora; la capital de la nueva Provincia era Barquisimeto. Por ley del 28 de Marzo de 1855 se crea la Provincia de Yaracuy, integrada por los cantones de San Felipe y Yaritagua. En abril de 1856 se implanta la Ley de División Político -Territorial y la posición del territorio se mantuvo semejante, la Ley adoptó Veinte provincias, incluyendo la Provincia de Yaracuy. Para el año 1864, por disposición de la Constitución Federal, sé modifica a veinte estados soberanos y autónomos de la Unión Venezolana. La Constitución Nacional de 1881 acordó la creación del gran Estado Norte de Occidente, formado por los estados de Barquisimeto y Yaracuy, el cual posteriormente pasó a llamarse Estado Lara.

El territorio Larense tiene de nuevo otra modificación por el Decreto del Congreso Nacional de fecha 22 de Abril de 1899, que decretaba el restablecimiento de los veinte estados federales de la Constitución de 1864.
La Constitución sancionada el 27 de Abril de 1904, redujo los estados a trece, con el cual se incorporaba por última vez, el territorio de Yaracuy al del Estado Lara.

La Constitución del 5 de Agosto de 1909, contempla la organización de los veinte estados federales. Yaracuy recobra definitivamente su autonomía. El Estado Lara adquiere su integridad territorial como entidad política autónoma. Esta Constitución de 1909, reintegra porciones del territorio a varios estados. Así, el Distrito hoy Municipio Urdaneta vuelve a depender del Estado Lara, el Distrito hoy Municipio Silva se incorpora a Falcón y Nirgua al Estado Yaracuy.
En la actualidad la superficie oficial y reconocida del Estado es de 19.800 Km2 que representa el 2,28 % del territorio nacional. Para el año 2.000, según proyeccion de cifras del censo de 1990, el Estado Lara cuenta con 1.581.121 habitantes, lo cual representa un 6.55% respecto al país. Su densidad de población es de 79,85 habitantes por Kilómetro cuadrado, superior a la del país (20.4 7 hab/km2).

También se indica que hay una población urbana de 1.301.420 habitantes, lo que representa un 82,31 % y una población rural de 279.700 habitantes, que representa un 17.69 % de la población total del Estado. Los principales núcleos urbanos del estado son: Barquisimeto, Carora, Cabudare, El Tocuyo, Quíbor, Duaca, Sanare, Sarare y Síquisique.

Con relación a las vías de comunicación, se puede afirmar que por la ubicación privilegiada en que se encuentra el Estado Lara, éste representa una encrucijada natural, equidistante del Estado Zulia y el Distrito Federal y a la vez es una vía de paso, digamos obligada, de los que afluyen de los Andes, eje costero del norte del país y los llanos occidentales. El Estado Lara es atravesado por la carretera troncal Nº 1, que pasa por Barquisimeto y corre en sentido sudoeste, para conectarlo con la región sur del Lago de Maracaibo. Esta troncal a la vez se conecta con la troncal Nº 4 que va en sentido norte- sur uniéndolo al Estado Falcón y por el sureste con el Estado Portuguesa. Además tenemos la troncal Nº 7, que corre en sentido sur y da acceso al Estado Trujillo por la vía Quibor- El Tocuyo- Guarico- Biscucuy. Otra vía importante es la troncal Nº 17 que corre en sentido oeste hacia el Estado Zulia. Por otra parte el estado posee unos kilómetros de carreteras, que le dá una densidad vial muy superior al promedio nacional.

El Estado Lara dispone de un aeropuerto de carácter internacional ubicado en la ciudad de Barquisimeto, el cual moviliza pasajeros y carga a diferentes estados del país y regiones del mundo en vuelos ya sean comerciales o privados. Además el estado tiene otros aeródromos, utilizados por naves de menor envergadura, entre los cuales tenemos el de Carora, Tamayare, La Pastora, Chorobobo, Venelac, los cuales están distribuidos a lo largo del territorio estatal.
En el Estado Lara se encuentra la principal estación y centro de operaciones de la central ferroviaria Centroccidental con su aduana. Esta troncal cuenta con 117 km. de vía entre Barquisimeto y Puerto Cabello y una extensión entre Yaritagua y Turén de 69 Km.

El Estado Lara en lo que a relieve se refiere, se puede considerar una gran altiplanicie en forma de cuenca semi-cerrada, además es un sitio de confluencia, o bien de partida de diversos sistemas. Las elevaciones son numerosas y le dan al paisaje el aspecto de una intrincada red de montañas, aunque no muy alta. Los sistemas presentes en el estado son:

1. El Sistema Andino, integrado por las Sierras de Barbacoas y Portuguesa, que son las últimas estribaciones del Sistema de los Andes de Venezuela. Estas sierras se encuentran localizadas al sur y sur-este del estado respectivamente, formando parte de los Municipios Torres, Jiménez, Morán (Sierra de Barbacoas) y (en el caso de Portuguesa): Morán, Jiménez, Andrés Eloy Blanco, Iribarren y Palavecino. La altura más importante que presenta este sistema y a su vez del estado es el Páramo de Cendé, que alcanza los 3.585 m.s.n.m.

2. El Sistema Coriano o Falconiano, denominado así por estar comprendido entre los Estados Falcón y la parte norte del Estado Lara; está formado por las Sierras de Baragua, Bobare, Matatere y Jirahara-Ziruma. Estas se encuentran localizadas al norte y oeste del estado, ocupando parte de los Municipios Torres y Urdaneta (Sierra de Baragua); Urdaneta, Torres, Iribarren y Crespo (Sierra Bobare- Matatere) y parte oeste de Torres (Sierra Jirahara-Ziruma).
La altura más importante que presenta este sistema es el cerro El Cerrón con 1.900 m.s.n.m.

3. El Sistema de la Costa, concluye o se inicia en el Estado, con la Sierra de Aroa, la cual penetra en pequeña proporción por el extremo centro-oriental del estado, formando parte del Municipio Crespo. La altura máxima de este sistema, en lo que al estado se refiere, es el cerro de Palo de Agua el cual alcanza 1.520 m.s.n.m.

Además, el estado cuenta en su parte central con lo que ha sido denominado la Depresión Central de Lara, la cual representa el gran porcentaje de terreno plano del estado; comprende parte de los Municipios Torres, Jiménez, Urdaneta e Iribarren. Por otra parte existen zonas planas de menor magnitud, pero sin embargo muy importantes para el desarrollo agrícola, pecuario, y agroindustrial que allí se genera, y esas son las depresiones Turbio- Yaracuy, ubicada en la parte sur-oriental del estado, en jurisdicción del Municipio Palavecino y la de Moroturo en la parte nor-oriental del estado en la jurisdicción del Municipio Urdaneta.

Las aguas del Estado Lara escurren a dos vertientes, la del Caribe y la del Atlántico. La primera, es la más importante, ya que recibe el mayor caudal a través de los ríos Tocuyo, Matícora, Aroa, Bonilla y Misoa, siendo el río Tocuyo el más importante, ya que actúa como cauce recolector de la mayor parte de las aguas del estado.

A la vertiente del Atlántico drenan las aguas del sector sur y sureste del estado hacia la Cuenca del río Orinoco, a través del río Portuguesa. Los ríos Turbio y Sarare, drenan el sector sur-oriental y los ríos Yacambú, Portuguesa y Guanare drenan el sector sur.

Cabe resaltar, la relativa escasez del recurso agua y a la vez su desuniforme distribución en el espacio; los recursos hídricos son más abundantes al sur y suroeste del estado.

Se puede afirmar que en una gran parte del estado, las precipitaciones no superan los 800 mm anuales y se distribuyen en aproximadamente tres meses húmedos, característica importante, ya que la mayor concentración de tierras planas y por ende utilizables agrícolamente, se encuentran ubicadas en tal condición. La temperatura media anual está alrededor de los 26°C.

La vegetación predominante está representada por espinares, seguidos de matorrales y bosques bajos. Los bosques medios y altos se encuentran ubicados hacia las zonas montañosas de la región sur del estado y primordialmente cumplen una función protectora.

Entre las especies vegetales representativas se mencionan:
Opuntia caribaea (Britt & Roses) "Guasábara"; Bulnesia arbórea (Jacq) Eng. "Vera"; Prosopis juliflora (D. C) "Cuji";
Cercidium praecox (R &. P) Harma. "Yabo"; Spondias mombin L. "Jobo"; Cereus deficiens (Otto y Dietrich). "Cardón de lefaria".
Lemaireocereus riseus (Haw) Br. & R. "Cardón de dato".

El Estado Lara, a pesar de sus características de relieve y humedad, está entre los primeros que contribuyen con una proporción importante para el abastecimiento de alimentos en el país; así tenemos que la entidad aporta más del 45% de las hortalizas que se consumen en el país (cebolla, pimentón, tomate), además produce el 99% del sisal y es un productor de primerísima línea de rubros como papa, piña, caña de azúcar, pepino, café, repollo, uva, caraota, ajo y maíz.
Por otra parte, un buen desarrollo de la infraestructura hidráulica, mejorarían sobre manera los rubros existentes y a su vez se podría instaurar e incrementar grandemente una gama de otros cultivos como melón, patilla, berenjena, zábila, soya y frutales como: níspero, guanábana, mango, lechosa, aguacate, los cuales se ha comprobado no presentan restricciones para su desarrollo en escala comercial. El estado, por sus características agroecológicas combinadas con una ubicación privilegiada, presenta condiciones excepcionales para convertirse en un futuro cercano, en el centro de explotación de rubros agrícolas más importantes del país.

En cuanto a la producción animal, ésta se sustenta fundamentalmente en un desarrollo de la ganadería bovina, por la presencia del ganado raza Carora, el cual fue generado en el estado y posee altas características de adaptación y a la vez alta producción lechera. Por otra parte, debido a las características agroecológicas, en cuanto a la ganadería caprina, que se podría decir es autóctona de la región, con una planificación adecuada se aprovecharía de una mejor manera, para así obtener el desarrollo deseado en este renglón.

La economía del Estado Lara estuvo sujeta por muchos años a la actividad agropecuaria, primordialmente inclinada a rubros de la producción vegetal; a su vez otros sectores de la economía (la actividad industrial, la comercial y de servicios) crecerían pero de manera moderada. Por supuesto, esta característica dió al estado una posición destacada como proveedor de productos agrícolas para el consumo fresco y para un sector de la industria fuera del mismo.

En los últimos veinte años se ha venido transformando esa estructura, dinamizándose de una manera significativa el sector secundario (industria, construcción) y como consecuencia, el sector terciario también sufre transformaciones. Paralelamente a la agricultura y al desarrollo de la industria manufacturera, fundamentalmente en la ciudad capital Barquisimeto, se presenta una estimulante actividad comercial, constituyéndose la ciudad en uno de los centros financieros y de servicios especializados de mayor dinamismo. El Estado Lara posee una base económica amplia y diversificada, en la cual las actividades de explotación van en incremento y se tiende a la modernización total de las unidades productivas y de servicios.

La ubicación estratégica del estado y particularmente Barquisimeto, la hacen base de inversiones y actividades económicas diversas; esto ha contribuido positivamente al desarrollo y crecimiento dinámico lo cual genera entre otra consecuencia un incremento poblacional; la creación de nuevas fuentes de trabajo, un incremento en la oferta de los servicios privados y la disponibilidad de una significativa infraestructura educativa y recreacional.

El Estado Lara, debido a la diversidad de paisajes naturales que presenta, se considera como un atractivo turístico de primera línea. En él podemos apreciar desde zonas montañosas con clima y vegetación característica en la región sur, zonas planas que presentan un atractivo particular en la parte central. A todo lo largo y ancho del territorio se podrán encontrar balnearios naturales, caídas de agua, cuevas, zonas boscosas, vistas panorámicas, una gran cantidad de establecimientos para el expendio de comidas típicas, artesanía de gran belleza y calidad, sitios de interés arqueológico, clubes, posadas y hoteles; además, una tradición cultural autóctona y muy peculiar las famosas puestas del sol, especialmente en Barquisimeto, de allí el calificativo, con el cual se conoce como "La Ciudad de los Crepúsculos". Todo ésto, unido a la hospitalidad de sus pobladores, hace de Lara un estado digno de conocerse.